Si es precisamente es en los alimentos frescos y naturales donde se encuentra la mayor concentración de nutrientes, lo normal sería poder disfrutar de todo su sabor y frescura sin necesidad de aditivos artificiales de ningún tipo. Y sobre todo de fácil acceso. 

El pan, al igual que muchos otros alimentos, es uno de los básicos de la alimentación saludable y conocer tanto su origen como su composición y preparación son factores que contribuyen a cuidarnos más y mejor. Cuidando nuestros hábitos también cuidamos nuestro entorno, pues un suelo saludable es la base de una vida saludable y el requisito previo para una alimentación sana y nutritiva.