¡Bienvenido 2020! Porque la vuelta a la rutina hay que afrontarla con positividad y energía... - MaBAKER®

¡Bienvenido 2020! Porque la vuelta a la rutina hay que afrontarla con positividad y energía…

Ahora toca cuidarse…y para ello nada mejor que despertarse con el olor a pan recién hecho y ¡empezar bien el día con desayunos saludables y nutritivos!

¿Qué tal un desayuno de pan de espelta orgánico (puedes añadirle nueces y/o pasas si quieres) acompañado de queso ricotta y miel?
Elige tu mezcla, programa tu MaBAKER para la hora que tú quieras y ¡preocúpate solo de disfrutarlo!

 

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) el 31 Agosto 2018, define que las claves de una Alimentación Sana:

Llevar una dieta sana a lo largo de la vida ayuda a prevenir la malnutrición en todas sus formas, así como distintas enfermedades no transmisibles y diferentes afecciones. Sin embargo, el aumento de la producción de alimentos procesados, la rápida urbanización y el cambio en los estilos de vida han dado lugar a un cambio en los hábitos alimentarios. Ahora se consumen más alimentos hipercalóricos, más grasas saturadas, más grasas de tipo trans, más azúcares libres y más sal o sodio; además, hay muchas personas que no comen suficientes frutas, verduras y fibra dietética (por ejemplo, incrementando el porcentaje de cereales integrales ingeridos).

La composición exacta de una alimentación saludable, equilibrada y variada depende de las necesidades de cada persona (por ejemplo, de su edad, sexo, hábitos de vida, ejercicio físico), el contexto cultural, los alimentos disponibles localmente y los hábitos alimentarios. No obstante, los principios básicos de la alimentación saludable son siempre los mismos.

Entre los adultos, una alimentación sana incluye lo siguiente:

  • Comer frutas, verduras, legumbres (por ejemplo, lentejas, judías), frutos secos y cereales (por ejemplo, maíz, mijo, avena, trigo o arroz integral no procesados); al menos 400 g (5 porciones) de frutas y hortalizas al día. Las patatas (papas), batatas (camote, boniato), la mandioca (yuca) y otros tubérculos feculentos no se consideran como frutas ni hortalizas.
  • Limitar el consumo de azúcares libres a menos del 10% de la ingesta calórica total, que equivale a 50 gramos (o unas 12 cucharaditas rasas) en el caso de una persona con un peso saludable que consuma aproximadamente 2000 calorías al día, si bien para obtener mayores beneficios, se recomienda idealmente reducir su consumo a menos del 5% de la ingesta calórica total. Son los fabricantes, los cocineros o el propio consumidor quienes añaden a los alimentos la mayor parte de los azúcares libres. El azúcar libre también puede estar presente en el azúcar natural de la miel, los jarabes, y los zumos y concentrados de frutas
  • Limitar el consumo de grasa al 30% de la ingesta calórica diaria. Las grasas no saturadas (presentes en pescados, aguacates, frutos secos y en los aceites de girasol, soja, canola y oliva) son preferibles a las grasas saturadas (presentes en la carne grasa, la mantequilla, el aceite de palma y de coco, la nata, el queso, la mantequilla clarificada y la manteca de cerdo), y las grasas trans de todos los tipos, en particular las producidas industrialmente (presentes en pizzas congeladas, tartas, galletas, pasteles, obleas, aceites de cocina y pastas untables), y grasas trans de rumiantes (presentes en la carne y los productos lácteos de rumiantes tales como vacas, ovejas, cabras y camellos). Se sugirió reducir la ingesta de grasas saturadas a menos del 10% de la ingesta total de calorías, y la de grasas trans a menos del 1%. En particular, las grasas trans producidas industrialmente no forman parte de una dieta saludable y se deberían evitar.
  • Limitar el consumo de sal a menos de 5 gramos al día (aproximadamente una cucharadita de café) y preferiblemente sal yodada.