¿Por qué el pan orgánico de MaBAKER es realmente saludable?

Cuando el pan es fresco, puro, orgánico y hecho por ti, siempre es la mejor opción

  • ¿Conoces la diferencia entre productos naturales y ecológicos?
  • Los alimentos BIO se han convertido en una tendencia, pero ¿sabemos identificar cuáles son realmente buenos para la salud?
  • Los altos estándares de calidad que se auto exige MaBAKER, y que represente con su sello Pure Organic Farming, te garantizan productos ideales para tu salud
La alimentación ecológica se ha convertido en una tendencia en muchos países y, por tanto, en una estrategia de venta que, en ocasiones, se aprovecha del consumidor e incluso puede llegar a confundirlo. Hoy en día podemos ver en los estantes de los supermercados productos ultra procesados ecológicos, lo cual puede resultar un tanto contradictorio ya que va en contra de lo que podríamos decir que es la esencia de lo realmente natural y saludable, pues los alimentos ultra procesados, aunque los ingredientes sean ecológicos, suelen haber sufrido transformaciones importantes que los alejan del producto original y pueden contener con frecuencia exceso de grasas, grasas saturadas y/o azúcares. El mercado ecológico está creciendo y ganando cada vez más seguidores, pero la falta de información puede provocar que los compradores den por hecho que los productos ecológicos son más sanos o incluso que estén libres de azúcares, cuando la condición de ser ‘eco’ no lo garantiza. Entre los consumidores adeptos a este mercado se encuentran quienes quieren cuidar de su salud reduciendo el consumo de químicos y aditivos, quienes buscan además una dieta equilibrada y prestan más atención al aporte nutricional de los alimentos y, por último, quienes prioriza en función del sabor y la calidad de los productos. Por eso es importante aprender a buscar esta información en las etiquetas e identificar que es exactamente lo que buscamos.

¿Qué significa ‘BIO’?

La legislación vigente de la Comunidad Europea plantea los adjetivos 'eco' (ecológico), 'bio' (biológico), sostenible y orgánico como sinónimos Éstos designan a aquellos productos en los que su proceso de producción sigue las normas específicas encaminadas al cuidado de los animales que en él han intervenido y a preservar los recursos naturales y el medio ambiente. Además, deben ser alimentos libres de pesticidas, hormonas, fertilizantes y antibióticos. Así, para que un alimento pueda llevar la etiqueta o certificación ‘BIO’ o ecológica se debe cumplir que al menos el 95% de sus componentes sigan esta regla, es decir, que sean ecológicos. Pero ¿qué ocurre con el 5% restante? El resto de ese porcentaje, aunque sea pequeño, puede pertenecer a azúcares procesados, aditivos y conservantes potencialmente nocivos para la salud. Dicho de otra manera: que el 95% de sus componentes se hayan obtenido de forma respetuosa con el medio ambiente no garantiza que sus valores nutricionales sean saludables o adecuados para llevar una dieta equilibrada al cien por cien. Entendiendo la normativa, queda claro además que no todo lo natural tiene por qué ser ecológico u orgánico, mientras que a la inversa sí podemos decirlo. El término ‘natural’ es un gancho muy socorrido en las estrategias de marketing que se presta a interpretación y que no conlleva certificación alguna, no garantizando por tanto que sea lo saludable que podríamos esperar.

El estándar de calidad de MaBAKER: Pure Organic Farming

En un mercado alimentario donde la demanda de productos no solo respetuosos con el medio ambiente sino también saludables aumenta cada año, MaBAKER ofrece productos con garantía ecológica certificada. Además de ser productos orgánicos y ser cultivados con fertilizantes naturales y sin pesticidas químicos, son libres de aditivos artificiales y transgénicos de ningún tipo. Emplean, además, energías renovables y sus granos son cuidadosamente seleccionados para la obtención de las mejores harinas orgánicas. Éstas se producen en pequeños lotes, y después de ser molidas de forma tradicional, son envasadas directamente en el propio molino para conservar la máxima frescura, a diferencia de los procesos de producción a gran escala, donde son almacenadas en grandes silos durante largos periodos. Las harinas MaBAKER, que tienen el certificado IFS (International Food Standards) cumplen los más estrictos controles de calidad y exhaustivos análisis, tanto en el laboratorio del mismo molino como en colaboración con laboratorios externos.

Lo mejor para tu salud

Las mezclas MaBAKER son producidas con los ingredientes más puros en Alemania (país conocido por su extensa cultura panadera y su arraigada tradición ecológica que forma ya parte del estilo de vida alemán) donde el cultivo de los cereales se lleva a cabo en suelos cuidadosamente seleccionados. Todo ello garantiza que los panes MaBAKER sean una alternativa exquisita de máxima calidad para llevar una dieta equilibrada libre de aditivos y componentes artificiales. Puedes tener acceso desde casa a la solución idónea para disfrutar del pan tradicional de siempre, de manera fácil y sencilla, y que está elaborado con los productos más naturales y respetuosos con el medioambiente. Todo, con la tranquilidad de estar cuidando de tu salud cada día.
[time] atrás
Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.
Te has registrado correctamente